Despliegan protocolo sanitario especial ante la entrada de un barco portacontenedores

Despliegan protocolo sanitario especial ante la entrada de un barco portacontenedores

La Terminal de Contenedores 2 (TC2) realizó un despliegue especial sobre el muelle 2 del puerto para prevenir posibles contagios de Covid-19 al momento de recibir esta mañana el buque portacontenedores “Arsos”. Buscan garantizar la continuidad del comercio exterior.

jueves, 26 de marzo de 2020

Se trata de una embarcación de más de 160 metros de eslora al servicio de la naviera Maersk, que amarró esta mañana en el muelle de ultramar en el marco de sus habituales arribos para operar con la carga del comercio exterior.

 

El operador del servicio logístico de la carga en contenedores dispuso un protocolo sanitario especial, adquirió mamelucos, máscaras, guantes y barbijos especiales para que los trabajadores administrativos, técnicos, estibadores y transportistas puedan desarrollar sus tareas con protección y seguridad. Desde el Consorcio Portuario también activaron medidas especiales. El buque se fumigó por completo, lo mismo que las máquinas de la estiba que participan de la operatoria de carga y descarga.

 

“Dialogando con Hipocoop, la cooperativa que presta el servicio de la carga y descarga de contenedores, que dispuso de un plantel más reducido, con personal de Aduana, que también mantiene una dotación mínima de personal, podemos garantizar la continuidad del comercio exterior y que la carga de las empresas locales pueda llegar a sus clientes”, explicó Emilio Bustamante, uno de los directores de TC2.

 

En la plazoleta de la terminal portuaria las máquinas containeras movían contenedores de un lado para el otro. Este jueves sigue llegando carga consolidada en distintos frigoríficos y del “Arsos” se bajan contenedores vacíos para iniciar la rueda y otros cargados de importaciones.

 

“En total removeremos 360 Teus, 204 de descarga y por ahora 156 de carga. Mañana recién comenzaremos a subir los full reefers, los contenedores cargados”, explicó Alberto Ovejero, el otro directivo de TC2.

 

En ese sentido lamentó “no podemos cargar el calamar de algunos poteros que están amarrados en puerto pero sin descargar por una decisión del gremio de la estiba. Confiamos en que pueda destrabarse pronto para que el puerto no quede completamente paralizado”, agregó Alberto Ovejero, también directivo de TC2.

 

Con cargas reducidas, con menos personal, licenciado en el marco del Decreto Presidencial 181/20, y cumpliendo estrictos protocolos sanitarios, TC2 puede mantener la operatoria del comercio exterior desde el puerto de Mar del Plata y contribuir al sostenimiento de muchas empresas exportadoras a las que les resulta indispensable que el transporte marítimo se mantenga.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *