Un 24 de marzo Mar del Plata se despedía del telúrico Nacional

Un 24 de marzo Mar del Plata se despedía del telúrico Nacional

Un 24 de marzo de 1985 un equipo marplatense jugaba por última vez en el telúrico Torneo Nacional de fútbol y tres días después la ciudad amanecía huérfana de primera división. El 24 de marzo fue, es y será una fecha nefasta. Por tanto escribo estas líneas además con la intención de rendirle un homenaje a quienes dieron muestra de valor enfrentando desde diferentes espacios a la más cruenta dictadura que padeció nuestro país.

martes, 24 de marzo de 2020

 “Cuando empezaron a desaparecer
como el oasis en los espejismos
a desaparecer sin últimas palabras
tenían en sus manos los trocitos
de cosas que querían”.

Mario Benedetti

 

Gracias a la iniciativa del interventor de AFA Valentín Suárez, creador de los telúricos Torneos Nacionales, San Lorenzo de Mar del Plata, cuádruple campeón local, hizo su debut en la primera edición del certamen tras eliminar en la fase previa a All Boys de la Pampa y Olimpo de Bahía Blanca. Fue el domingo 10 de septiembre de 1967 ante el Racing campeón de la Copa Libertadores de América. Fue 1 a 1 con goles de Norberto Raffo para la Academia y Modesto Benítez para el “Pata Negra”.

 

Fueron dieciocho años de peregrinaje en un campeonato tan federal como atractivo. Con hazañas inolvidables y con el bautismo goleador del Pelusa, el mejor de todos los tiempos, en la gramilla del añorado estadio San Martín superando al portero Santo Rubén Lucangioli. El otoño fue testigo en marzo de 1985 de la última presentación de un equipo perteneciente a la Liga Marplatense en el torneo ideado por el dirigente banfileño.

 

Círculo Deportivo de Nicanor Otamendi, representativo papero orgullo del goleador Guillermo Trama, cayó 3 a 2 ante Central Norte de Salta, formación  que contaba entre sus titulares al zaguero campeón del mundo Luis Adolfo Galván.

 

Círculo fue coprotagonista en la primera fase junto a Ñewells, San Lorenzo de Almagro y en rueda de perdedores dirimió fortalezas ante los salteños. El entrenador de los otamendinos era el Gallego José Enrique Diez, futbolista con un brillante pasado en Kimberley, Aldosivi, Argentinos Juniors y la Selección Argentina.

 

El partido final se disputó el 24 de marzo y dos días después el Secretario de Deportes de la Nación Rodolfo O´ Reilly  le comunicó al Intendente Ángel Roig que Mar del Plata perdía la plaza fija por sus falencias deportivas y económicas. El presidente liguista Mauro Donato Spina aceptó con resignación la noticia. Cabe destacar también que el público no acompañaba a los equipos de la ciudad en sus presentaciones. En 1985 el promedio de espectadores en el estadio Mundialista por partido no superaba los dos mil aficionados.

Círculo Deportivo, hoy activo, orgulloso  y jerarquizado participante  marplatense en el Federal A, había caído 4 a 0 ante San Lorenzo de Almagro en su presentación en el Nacional. Walter  Perazzo por dos, Rubén Insúa y Rubens Enrique Navarro marcaron para los Cuervos. En este encuentro debutó en el  arco azulgrana, con tan solo 19 años de edad, el mítico arquero paraguayo José Luis Chilavert.

 

Luego fue derrota 2 a 0 ante Ñuls, el Galgo Dezotti y Dalcio Giovanolli fueron los goleadores. Prosiguió un 1– 3 ante Huracán Las Heras de Mendoza, con sismo incluido de grado 5 en la escala Mercalli en el estadio Malvinas Argentinas, un 0 – 2 en casa ante el Ciclón de Boedo, tantos de Jorge Higuaín y Crespín, caída 3 a 2 en la revancha con Ñuls en Rosario. Dos de Sergio Almirón y uno del Tata Martino para el vencedor, Surace y la Pantera Delarroca anotaron por su parte para los Paperos.

 

Aunque vale señalar que en la fecha anterior, el 10 de marzo de 1985, Círculo había obtenido su única victoria en el campeonato, siendo este, hasta el triunfo de Aldosivi ante Belgrano el 16 de marzo de 2015 con gol de penal marcado por  Gastón Díaz, el último partido donde un cuadro de la ciudad  ganaba en un torneo oficial de AFA en primera división.

 

Fue 3 a 0 en Mar del Plata ante Huracán Las Heras. Circulo formó con Videla, Gaspani, Tanucci, José De Pedro y Claudio Bianchi, Alberto Rodríguez, Kolhi y el Peto Perisse, Palacio, Delarroca y Surace. Mario Vera quién había ingresado en la segunda etapa en dos ocasiones y Surace, señalaron los goles para los locales.

 

Su trajinar y por ende el trajinar de los clubes de la ciudad en el certamen que contenía a los mejores del interior del interior, culminó en ronda de perdedores con derrota ante Central Norte de Salta el 24 de marzo, fecha nefasta si las hay.

 

Reitero un 24 de marzo de 1985 un equipo marplatense jugaba por última vez en el telúrico Torneo Nacional y  tres días después  la ciudad amanecía huérfana de primera división.

 

El 24 de marzo fue, es y será una fecha nefasta, un dolor que todavía nos cala hasta los huesos y nos retuerce las tripas. Por tanto escribo estas líneas además con la intención de recordar y rendirle un merecido homenaje a todas las compañeras y a todos los compañeros del campo popular, famosos, célebres, distinguidos, ilustres, conocidos, anónimos, desconocidos, cercanos, lejanos,  hombres y mujeres  que dieron muestra de valor enfrentando desde diferentes espacios  a la más cruenta dictadura que padeció nuestro país.

 

Escribo y pongo en palabras una parte de la historia argentina que todavía incomoda a quienes fueron cómplices  directa o indirectamente de los genocidas. Golpeó las letras de mi computadora con la firmeza con la que Rodolfo Walsh oprimía las teclas de su vieja máquina de escribir para denunciar los atropellos y el accionar de los militares al cumplirse un año de su estadía en el gobierno.

 

Reafirmó con dureza. La dictadura censuró, torturó, robó, asesinó, se apropió de bebés nacidos en cautiverio, persiguió, desapareció a miles de argentinos. Destruyó por completo la industria nacional, el empleo, el compromiso político de los más jóvenes, acrecentó la deuda externa. Bien vale recordar que el peso de la deuda pasó de representar el 4 por ciento del Producto Bruto Interno en 1975 al 48 por ciento en 1981.

 

Escribo para recordar que un 24 de marzo mí amado fútbol marplatense se despedía del viejo Torneo Nacional, en consecuencia de la primera división.

 

En las canchas como fuera de ellas el tiempo fue redimiendo heridas, paso a paso, aprendiendo de los errores del pasado, creciendo desde la verdad y la justicia, sin olvidos transitorios ni permanentes, apostando una vez más a los sueños, colgando en una gigantesca tribuna imaginaria un hermoso trapo celeste y blanco donde todos podemos volver a leer “nunca más”.

 

Mario Giannotti

 

Comentarios de los lectores

  1. Claudio Giovanoni dice:

    Excelente resúmen de lo que significó el torneo Nacional de fútbol para los equipos de Mar del Plata. Te felicito Mario por tu recuerdo. Se nos cae una lágrima a los que amamos tanto al fútbol.

  2. Marcelo Beramendi dice:

    Gracias Mario por el recuerdo esto tambien esta guatdado en la memoria

  3. Delarroca oscar dice:

    Si fue un momento muy duro, para el fútbol marplatense, pero en la reseña, bien aclara también, como que los equipos no tenían sentido de pertenencia, la gente no acompañaba,y tampoco había un tiempo prudencial para preparar un equipo….. me tocó también integrar el san Lorenzo del 81/un equipo muy fuerte con jugadores locales y la suma de algunos profesionales,tal el caso de alves/es pósito/urcevich/ peremateu etc..locales dorado rago di luca Aquino Videla albisbeascoechea miori y muchos otros jugadores de la liga local ,con lo cual era un equipo fuerte…. pero sin trabajo…… terminaba el torneo local , llegaban los refuerzos y salías a la cancha a competi r con un equipo aceitado que venía con 40 partidos del torneo metropolitano y profesional……. solo estoy recordando y haciendo hincapié en nuestra propia desorganización como liga como ciudad etc los esfuerzos eran individuales y todo terminaba en la nada misma,que no suene a excusa todo tiene que ver con todo……. y si lo sufrí en carne propia y dolió….era un premio al esfuerzo de todo el año en el torneo local…..si se te cae un lagrimon……a quienes llevamos el fútbol en la sangre …. no nos gusta perder a nada…..gracias por el recuerdo, para mi agridulce pero orgulloso de haber pertenecido a equipos que representaron a nuestra querida ciudad….. abrazo grande para todos los compañeros de esos equipos!!!!!!!!

  4. Horacio G. de la Mata dice:

    Muy buen recuerdo y excelente redaccion. Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *