Quilmes no tuvo una buena noche y perdió claramente ante Central Entrerriano

Quilmes no tuvo una buena noche y perdió claramente ante Central Entrerriano

No fue un buen cierre de año para Quilmes. En su último partido del 2019, perdió ante Central Entrerriano por 93 a 65 y suma su cuarta caída de manera consecutiva.

jueves, 19 de diciembre de 2019

Los de Manuel Gelpi, por segundo partido no pudieron contar con Maximiliano Maciel y luego perdió a Raúl Pelorosso. En muchas variables del juego, fue superado por el rival que tuvo a Joshua Davenport como máximo anotador, pero encontró gol en muchas manos.

 

El local tuvo un buen inicio de Gastón Córdoba y luego tomó la posta Joshua Davenport que se transformó en una via confiable de gol a punto tal que consiguió 9 unidades en el primer parcial. El triple fue importante para el dueño de casa con 6 de 7 en triples. El «cervecero» respondió repartiendo el goleo hasta que apareció Pelorosso tomando decisiones para una diferencia final de 9.

 

Después de un buen inicio del segundo parcial para Central de la mano del ingresado Cerone, el «tricolor» empezó a recuperarse con el ingreso de Juane De la Fuente y lo que podía ayudar Pelorosso. Ambos encabaraban constamente al aro y así se pudo poner a 4 unidades nuevamente. Pero el entrerriano reaccionó y le marcó un parcial 7-0 nuevamente luego de una serie de buenas defensas para quedar apenas a 1. Sin embargo, no lo pudo sostener y con un parcial 11-0 llegó a la máxima gracias a un par de triples para llevarse una buena ventaja al descanso largo.

 

La vuelta a cancha no fue la mejor para Quilmes. Le asestaron un parcial 8-0 para sacar la máxima de 20 y además, perdió a Pelorosso que se tuvo que ir en andas luego de un golpe. Pasó más de 4 minutos sin anotar y perdía a su goleador. Sólo un par de triples y los dobles que consiguió Reinick en la pintura fueron los tantos que pudo conseguir; pero el local aprovechó cada situación para estirar esa máxima a 26 y cerrar el parcial en 23.

 

El cansancio de jugar en días consecutivos y además, tener dos jugadores menos, se sintió en el último parcial. Una vez que se llegó a una diferencia de 30 puntos, ya no quedaba demasiado por hacer. Hubo unos incidentes innecesarios con plateístas de Central Entrerriano y desde entonces no hubo más partido.

 

Una mala imagen para cerrar el año de Quilmes, sabiendo que estuvo lejos de ser competitivo y sumando las lesiones de Maciel y Pelorosso como preocupaciones pero seguramente estarán recuperados para la vuelta del receso por las fiestas.

 

Fuente: Esto es Quilmes

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *