Festival de Cine: “O que arde” ganó el Astor de Oro al Mejor Filme

Festival de Cine: “O que arde” ganó el Astor de Oro al Mejor Filme

El filme gallego "O que arde", del realizador hispano-francés Olivier Laxe, se alzó con el Astor de Oro a la Mejor Película de la 34 edición de Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, que esta noche entregó su palmarés en una gala celebrada en el Teatro Auditorium.

domingo, 17 de noviembre de 2019

El filme, Laxe explora con precisa y particular mirada el territorio de una pequeña aldea española en la cadena montañosa de Los Ancares, a 50 kilómetros de Lugo.

 

De demoledora carga pictórica, con cuadros de insondable belleza, el filme de Laxe relata la vuelta a la aldea de un hombre que cumplió prisión por pirómano y entre muchas cosas discurre sobre el progreso y el tiempo detenido de la Galicia rural, las desventuras sociales y el refugio de amor entre una madre y un hijo mayor.

 

Laxe elige una cierta economía de diálogos aunque no de situaciones y mucho menos de imagen, que por por momentos y en exquisita combinación con la música adquiere una presencia devastadora para una cinta rodada en 16 milímetros.

 

«La película se fue reescribiendo continuamente y durante el rodaje: escribimos, ensayamos, rodamos, cambiamos el guión siguiendo las intenciones anímicas que suponemos ir despertando en quien va siguiendo la historia», contó Santiago Fillol a Télam, argentino radicado en España hace años, que junto con Laxe se llevó el Astor de Plata al Mejor Guión, segundo premio que recibió el filme.

 

«Había dos cosas que el director quería: rodar incendios reales y a la vez contar las complejidades humanas de Galicia», relató Fillol sobre el filme que se fue construyendo por fuera de los estándares de la industria, en tres veranos sucesivos y un invierno en poblados gallegos a 1000 metros de altura sobre el nivel del mar y con prácticas en las brigadas de bomberos de la zona por parte del equipo técnico del filme para después poder rodar las escenas de incendios forestales reales.

 

Si el Astor de Oro no sorprendió a nadie aquí por cuanto «O que arde» fue sin dudas uno de los grandes filmes de la Competencia Internacional, también se caía de maduro que el portugués Pedro Costa, por su exquisita, profunda y desgarradora «Vitalina Varela», debía estar en el palmarés de esta 34 edición de Mar del Plata, con una competencia internacional de las más celebradas de los últimos años.

 

Costa se llevó el Astor de Plata a la Mejor Dirección, premio que compartió con la realizadora alemana Angela Schanelec, autora de «I Was al Home, But…», película que se sumerge en los sentimientos y el día a día de una mujer joven con dos hijos: uno adolescente y otro menor, en la Berlín actual.

 

El Astor de Plata a la Mejor Actriz fue para la tucumana Liliana Juárez por su trabajo en el filme «Planta permanente», donde compone a una trabajadora de maestranza en una dependencia pública provincial que rompe vínculos con sus pares e intenta vanamente la salida individual ante un cambio de políticas en el ministerio en el que trabaja.

 

Juárez es una actriz que ya venía haciendo ruido por trabajos previos como «Los dueños» y «El motoarrebatador», dueña de unos tiempos cinematográficos únicos con los que mantiene vivas todas las escenas de los filmes de los que participa.

 

El Astor de Plata al Mejor Actor fue para Ventura, de «Vitalina Varela», y el premio del Público para «La vida invisible de Eurídice Gusmao» del brasileño Karin Ainouz.

 

De lamentar solamente en un palmarés equilibrado y acertado la ausencia de premios para «Los sonámbulos», el filme argentino de Paula Hernández que el jueves próximo estrena en salas comerciales.

 

El festival entregó también un merecido Premio a la Trayectoria al periodista de Página 12, crítico y programador cinematográfico de la sala Leopoldo Lugones, Luciano Monteagudo, alguien que tiene mucho que ver con el desarrollo del cine argentino en las últimas décadas.

 

En la Competencia Latinoamericana el Premio a Mejor Largometraje fue compartido entre la brasileña «A febre», de Maya Da-Rin, y la chilena «Nunca subí el provincia», de Ignacio Agüero.

 

Mientras que en la Competencia Argentina fueron distinguidos «Angélica», de Delfina Castagnino como Mejor Película, una Mención Especial del Jurado para «Hogar» de Maura Delpero y el Premio Martínez Suárez al Mejor Director Argentino para «Las poetas visitan a Juana Bignozzi», de Laura Citarella y Mercedes Halfon.

 

Minutos antes del comienzo de la gala de cierre, una delegación de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) se pronunció en contra de la saliente gobernadora de la provincia del Buenos Aires, María Eugenia Vidal, por el incumplimiento de la promesa de pase a planta permanente de 130 trabajadores marplatenses del área Cultura.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *