El cerdo y su eterna coyuntura

El cerdo y su eterna coyuntura

No alcanza que el horóscopo Chino diga que es el año del Cerdo, hacen falta políticas de Estado, que definan escenarios y faciliten el desarrollo de estrategias productivas. El cerdo es el número doce del ciclo del horóscopo chino y las personas nacidas en el 2019 según el zodiaco chino tienen características similares a este animal.

jueves, 8 de agosto de 2019

No significa que sea el año de los  productores porcinos porque lo dice este zodíaco o surja por la necesidad que tiene este país de obtener proteínas porque lo afecta la PPA (Peste Porcina Africana).

 

Analicemos el tema en su conjunto haciendo un poco de historia reciente. Con la llegada del nuevo gobierno desaparecieron las retenciones y subió el valor del alimento que representa el 70% del costo de producción, también la luz, el gas, el transporte sin mencionar que se continuó con la abrumadora carga tributaria. Eso hizo que el primer semestre del 2016 fuera un shock y el 2do semestre, que tanto se esperaba por buenas noticias,  se vieran las consecuencias con la desaparición aproximada del 20% de los productores.

 

Se implementaron las mesas de competitividad, que tenían a los industriales y a los productores separados y el gobierno escuchaba atentamente, y resolvía de acuerdo a su entender, eso sí, el trato fue siempre amable y nunca faltó la foto. Posteriormente, con la crisis se conformó la MNPP (Mesa Nacional de Productores Porcinos), donde 16 entidades nacionales se presentaban a las mesas de competitividad y expresaban sus inquietudes por escrito. Por lo menos les quedó el antecedente que sus reclamos fueron recibidos pero la duda es,  si fueron leídos.

 

En el 2017 se sufrieron intensas lluvias y se debían pagar las consecuencias de las pérdidas originadas en el 2016, pero llegó el 2018 donde el dólar, la peor sequía de los últimos 43 años , la baja del iva a las carnes y los viejos problemas no resueltos de altos valores de la  luz, gas, flete, iva técnico, iva inversión, protocolos sanitarios, impuestos volverían a golpear a los estoicos productores porcinos, Mientras tanto las mesas de competitividad continuaban y a diferencia de lo que se suele escuchar de algunos funcionarios no dieron resultados, ni para los porcinos, y en generales tampoco para las diferentes economías regionales.

 

Pero el gobierno siempre tuvo en mente un objetivo que era priorizar la carne bovina, y a pesar de los reclamos y pedidos de los productores nunca logramos aumentar la representatividad en la mesa de carnes donde el 80% de las decisiones fueron para ése sector productivo.

 

Tal es así, que desde mayo 2016 se reclamaba la autorización para el uso de promotores de crecimiento, ya que importábamos carne de países que lo utilizaban y recién en junio del 2018, en un acalorado diálogo de la última mesa de competitividad porcina,  funcionarios reconocieron que no lo iban a autorizar para nuestro sector porque afectaba el ingreso de carne vacuna a la UE…. ¿Por qué perdimos dos años reclamando algo que ya tenía respuesta?….¡ganar tiempo tal vez!

 

Así se desarrolló el 2018 donde el 60% (en algunas localidades tal vez más), de los pequeños y medianos productores porcinos dejaron la actividad, por los altos costos que representaba producir con su correspondiente pérdida de rentabilidad y con ello numerosos puestos de trabajo directos e indirectos que son fundamentales para el desarrollo de los pueblos del interior.

 

Y llegó el 2019 con la crisis sanitaria del gigante asiático (China), donde la geografía, la política y la economía se relacionan a través de la salud animal, ya que una enfermedad mortal para el cerdo sin cura hasta el momento, invade un territorio con mil quinientos millones de habitantes, que producen el 44% de la carne de cerdo mundial, consumen 40 kg per cápita y  tuvieron que sacrificar 200 millones de animales, enfermedad que cubrió toda China, sudeste Asiático y se extendió a 10 países de la UE……¿Cuánto tardará en cruzar el Atlántico y penetrar en las porosas fronteras americanas? ¡No mencionemos nuestro país con sus más de 700 vías de penetraciones terrestres y navegables, legales e ilegales! Sin mencionar las aéreas. A pesar de todo SENASA se esfuerza por mantener nuestro status sanitario, pero todos los recursos siempre son escasos.

 

Todo el mundo habla de exportar a China, pero para hacerlo hay que tener stock. Argentina representa menos del 0,1% de la exportación mundial de cerdo, y el 95% de los productores “eran” pequeños y medianos. Solamente los grandes productores pueden aprovechar este momento, y con capacidad muy limitada. Para ello se asociaron en un consorcio integrado por 18 empresas porcinas con lo cual logran cierta escala. Se exportaron 18000 toneladas en el 2018 y se espera alcanzar las 30000 toneladas en el 2019. Una vez escuché de un profesor, “empezar es tener la mitad del recorrido realizado”.

 

¿A qué conclusiones podemos arribar?

 

  1. Es evidente que la crisis económica, el valor del dólar, energía, transporte originó la pérdida de unidades productivas logrando un efecto altamente concentrador de la producción.

 

  1. Lo que se expresaba desde el gobierno como una producción estratégica terminó perdiendo importantes puestos de trabajo, por falta de atención, prioridad y fundamentalmente por no disponer de un plan.
  2. La mesa de competitividad no brindó los resultados esperados, originando pérdida de tiempo y dinero a los productores que anhelaban respuestas concretas.

 

  1. No se dio curso al proyecto de ley que se trabajó durante todo el 2018 en la provincia de Buenos Aires y que tenía acuerdo de diputados, senadores e inclusive del ejecutivo, retirándose el mismo sin explicaciones pero tampoco progresaron las diferentes propuestas nacionales que se presentaron.

 

  1. Las altas tasas de interés, falta de créditos productivos, presión tributaria, elevados costos de energía, transporte, insumos, arrastre de deudas del 2016, crisis del 2018, hicieron inviable la producción para el pequeño y mediano productor que no contó con el apoyo firme y sólido que tendría que haber proporcionado el Estado.

 

  1. Ausencia de directivas claras para las BPP (Buenas Prácticas Porcinas) dificultan cumplir con las resoluciones de algunos organismos que consideran la producción porcina muchas veces como industrial y no agropecuaria con multas que pueden llegar a ser millonarias.

 

  1. Nunca tuvo el sector en estos 4 años un plan de largo, mediano y corto plazo que se transformará en una política de Estado, que contribuya a completar la cadena de valor.

 

  1. Los históricos ciclos de crisis económica que sufre nuestro país, originan enormes pérdidas al sector primario que les cuesta mucho recuperar.

 

  1. La variable relevante que se activó con la crisis sanitaria de China origina una oportunidad exportadora que podrá ser aprovechada por algunos productores asociados, para lo cual debemos superar las barreras culturales y aceptar los cambios de los nuevos tiempos.

 

  1. El consumo interno viene creciendo a un ritmo sostenido del 5% al 8% anual lo que marca una tendencia que permitirá alcanzar los 25 kg per cápita en el 2025.

 

  1. La asociación entre pequeños y medianos productores con eficiencia para completar la cadena de valor, serán los ejes fundamentales para enfrentar con éxito la concentración y la desaparición de los menos rentables.
  2. La inclusión de todas las voces del sector porcino en la mesa de carnes contribuirá a definir las líneas estratégicas de desarrollo para un futuro próspero.

 

  1. La acción pública / privada con compromiso, claridad de objetivos, continuidad, mecanismos institucionalizados, información adecuada, donde prive el interés general sobre el particular permitirá proyectar una producción porcina que transforme granos en carne y genere grandes divisas para el país.

 

  1. La acción exportadora que se inicia en agosto, originará menor oferta y mayor demanda para el mercado interno con el correlativo aumento de precios que tal vez el bolsillo de la gente no pueda acompañar.

 

  1. La promoción de la carne de cerdo donde se comunique al consumidor sus virtudes y que se mantenga a un menor valor razonable de la carne vacuna, es fundamental para contribuir a modificar los cambios culturales de consumo.

 

  1. Planificar es prever el futuro. Sin planes no hay futuro, solo el esfuerzo diario por sobrevivir a la coyuntura.

 

Autor: Mg Alejandro Lamacchia. Presidente de la unión de producciones regionales intensivas de UCIP – Presidente de la asociación de pequeños y medianos productores porcinos de la provincia de Buenos Aires (APROPORBA) – Miembro del directorio de producciones intensivas de FEBA – Integrante de la junta ejecutiva de Economías Regionales de CAME.

 

Comentarios de los lectores

  1. Marisa Della Vedova dice:

    Excelente análisis de situación, espero que algún funcionario del ahora Ministerio de Agroindustria, lo lea y tome cartas en el asunto

  2. Daniel Etchelet dice:

    Los pequeños productores primarios, salvo los de sectores puntuales, deberan asociarse para procesar agregando valor a su produccion propiciando la integracion regional entre ciudades.De lo contrario tendran un destino incierto que puede llevarlos a la desaparicion como esta ocurriendo.Para ello deberan dejar de lado intereses particulares pensando en el interes comun que los vincule y fortalezca como sector.En este caso mas que nunca aplica la frase: «la union hace la fuerza».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *