Fútbol local: el lugar para resistir

Fútbol local: el lugar para resistir

Sin lugar a dudas, el torneo de primera división de la liga marplatense de fútbol, con sus aciertos y sus errores, es un lugar para resistir, un lugar donde la nobleza del juego aún sigue en pie, un espacio donde la inmoralidad de don dinero todavía no manchó la pelota.

martes, 30 de abril de 2019

Dedicado a los jugadores, a los entrenadores y a los dirigentes

“La última vez que lo vi, mi papá me habló de Kamchatka. Y esa vez entendí. Y cada vez que jugué, papá estaba conmigo, y cuando el partido vino malo, me quedé con él y sobreviví. Porque Kamchatka es el lugar para resistir”.

Todavía permanece intacta en mi memoria la escena final de la película Kamchatka, film dirigido por Marcelo Piñeyro, estrenado en 2002. La historia protagonizada por Ricardo Darín y Cecilia Roth transcurre en 1976 tras el golpe militar y evoca la huida de Buenos Aires de un matrimonio junto a sus dos hijos.

Allí defendiendo sus fichas en el legendario juego de mesa bélico TEG, el padre le confiesa a su hijo antes de partir que Kamchatka es el mítico lugar donde quedarse, donde resistir, donde mantener siempre en pie las mejores utopías.


Cada vez que pienso en la nobleza y en la dignidad de los que resisten, indefectiblemente aparece aquella imagen. Tal vez, garabateando las primeras líneas de esta crónica sobre el campeonato local de fútbol, puedo destacar por sobre todas las cosas la transparencia, el aguante y la hidalguía de sus dirigentes, de sus futbolistas y de sus simpatizantes.

El presente torneo de primera división denominado “Pedro Suárez”, en reconocimiento a un incansable trabajador del fútbol lugareño, dentro y fuera de una cancha, amalgama fecha tras fecha las irrenunciables virtudes de un certamen donde aún se juega por jugar. Puro sentido de pertenecía, amor por los colores, fútbol sin guita, sin fierros, sin negocio, sin representantes que oficien de prósperos dirigentes que saben cómo digitar el resultado de un partido.

Fútbol a flor de piel, a corazón abierto. Un campeonato donde los jugadores y los cuerpos técnicos enaltecen lo más bello de un partido: jugar por el honor, vencer al rival desde un inquebrantable sentido de pertenencia, arriesgando el físico al límite, corriendo hasta el calambre extremo, socorriendo al compañero, domando la pelota y en muchas ocasiones la hostil geografía de la cancha. Transpirando la camiseta, raspándose el culo en un cruce temerario sin medir jamás las consecuencias posteriores para el físico.

Entereza sin límites para sobrellevar una mala semana. Porque a veces la guita no alcanza, el laburo escasea, las changas no aparecen, porque un hijo con fiebre le quita horas al sueño, porque los exámenes no dan tregua, porque las lesiones duelen hasta el alma si no hay una buena obra social que cubra su atención.

Pero a pesar de todo y ante todo, los nobles y talentosos futbolistas del torneo local afrontan cada pleito felices por formar parte de sus equipos, orgullosos por los hinchas y por los amigos que todavía pagan su entrada para verlos jugar, por sus familiares, firmes acompañantes que los alientan y los contienen siempre en las malas rachas. Jugadores que les ponen el pecho a las críticas despiadadas de quienes les exigen una prestación profesional en una liga amateur. Una liga donde los dirigentes muchas veces ponen plata de su bolsillo para solventar todos y cada uno de los gastos que acarrea la participación en el certamen.

Sin lugar a dudas, el torneo de primera división de la liga marplatense de fútbol, con sus aciertos y sus errores, es un lugar para resistir, un lugar donde la nobleza del juego aún sigue en pie, un espacio donde la inmoralidad de don dinero todavía no manchó la pelota.

Mario Giannotti


Comentarios de los lectores

  1. José Piergentili dice:

    Excelente, como siempre !!! El texto me hizo re significar el torneo y los esfuerzos de cada club. Felicitaciones. Sería bueno un debate sobre el tema.

  2. Raúl dice:

    Exacta descripción de nuestro querido fútbol local. Mario un crackkkk de la narrativa futbolera

  3. Ricardo Charlier dice:

    Excelente Mario y un reconocimiento a estos chicos que dejan todo por sus colores

  4. Eduardo Luenzo dice:

    Excelente Mario,una tarea difícil de llevar a cabo,solo la pasión nos permite seguir.Excelente nota,un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *