Los dramáticos mensajes de la policía asesinada por su ex pareja

Los dramáticos mensajes de la policía asesinada por su ex pareja

El asesino tenía una restricción perimetral. Atacó a la joven Gisel Varela mientras esperaba el colectivo. "No me puedo ir del país por un enfermo", decía ella.

martes, 8 de enero de 2019

Gisel Romina Varela tenía 33 años e integraba la Policía Local de Mar del Plata. Esta mañana fue atacada en plena calle por Sergio Alejandro Cejas, su ex pareja, quien la asesinó de dos disparos. El agresor, que tenía una restricción perimetral, intentó escapar en un auto, pero fue detenido por la policía en Miramar.

Horas después del crimen, Juan Carlos, vecino del edificio en el que vivía la oficial y testigo del acoso al que la sometía Cejas, compartió los mensajes de WhatsApp en los que la víctima le confesaba que estaba a punto de mudarse a la casa de su papá por el miedo.

No lo hizo a tiempo. Gisel tenía planeado irse del lugar en que vivía, por miedo a las constantes apariciones de Cejas, al que a pesar de que en agosto pasado una disposición del Juzgado de Familia Nº 4 de Mar del Plata le había impuesto una restricción de acercamiento, seguía apareciendo una y otra vez por el edificio en el que la mujer policía vivía junto a su hija.

«Sabés una cosa vos estás en riesgo de vida porque él está enfermo y si te llega a ver con otro hombre así sea un amigo no sé cómo va a reaccionar», se lee en el mensaje que el domingo pasado le mandó Juan Carlos, vecino de su edificio, al que le respondió: «Sí, ya lo sé. Pero no me puedo ir del país por un enfermo».

«Lo iré manejando», le dice en otro pasaje de la charla, antes de agregar como alternativa a una situación que cada vez se volvía más violenta: «Cuando no pueda más me iré a lo de mi viejo». Cejas violó por última vez este martes por la mañana la restricción perimetral de 300 metros que recaía sobre él y mató a Varela de dos disparos.

«Una notificación nada más», contestó cuando el vecino indagó en el intercambio acerca de si la policía había tomado alguna medida por la violación de la restricción. Y agregó: «Ni preso fue».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *