Un Loco que rodilla en tierra, atajaba el viento

Un Loco que rodilla en tierra, atajaba el viento

El 14 de febrero de 1976 el legendario Hugo Orlando Gatti debutaba en el arco de Boca en el triunfo del equipo xeneise 2 a 0 ante All Boys. Allí se consolidó la leyenda de un guardameta que jerarquizó un puesto muy ingrato.

jueves, 1 de noviembre de 2018

El pleito se definía en uno de los arcos de la canchita del Club Amigos Unidos. Penal para Casa Montercarlo. Frente a la pelota un hosco delantero del equipo del Loco Melussi. Yo tenía 7 años de edad, jugaba para Apinta. En mi arco, un flaco con vincha, mi mejor amigo de la infancia, Adrian Scorziello. Suena el silbato y el pibe de la vuelta de mi casa vuela hacia su palo derecho y atenaza la redondita de cuero contra la tierra. Corro a abrazarlo y cual dos pavotes caemos adentro del arco. Gol grita Melussi, el estrafalario entrenador de Casa Montecarlo. El Juez se apiada de nosotros y aplica un cómplice siga siga. Es que en aquel año 1977 yo tenía muy marcada la imagen de un Loco Gatti campeón de América, abrazado por sus compañeros tras una atajada memorable ante el remate de un tal Vanderley del Cruzeiro de Brasil.


Hugo Orlando Gatti ha sido sin lugar a dudas unos de los mejores arqueros de la historia del fútbol argentino. El piberío futbolero de los años 80’ dividía sus pasiones entre un atrevido flaco de pelo largo y vincha y la plasticidad casi sobrenatural de un Pato volador. En aquellos años había un país divido, la grieta separaba a los fieles admiradores de dos eximios arqueros criollos. Por entonces, estabas con el Loco Gatti o con el Pato Fillol.

El Loco fue un innovador, un artista genial, un delirante que reinventó el puesto de arquero. Carismático, hábil con los pies, inteligente. Un guardameta que ponía sus ojos en el estratega del equipo rival, es decir, leía al diez para anticipar al nueve. Fue el primero en calzar un buzo rosa con un sponsor en el pecho. En 1979 la empresa de juegos electrónicos Jet confió en sus manos para lanzar los atisbos de una primaria estrategia de marketing vinculada al fútbol. Es que el Loco tenía Smowing, según rezaba una publicidad televisiva en la cual Gatti se tomaba una copita de Ginebra Bols en pleno partido.

Admirador de Cassius Clay, a quien considera el mejor deportista de la historia, es más, uno de sus hijos se llama Lucas Cassius en homenaje al boxeador. El Loco vistió de colores un puesto que a través de los años calzó un insufrible negro luto bajo los tres palos. Muchos dicen que era número puesto en el mundial 78, pero una lesión lo marginó de la cita mundialista.

El Loco Gatti le puso música al fútbol desde el 5 de agosto de 1962, cuando debutó en la primera de Atlanta enfrentando a Gimnasia y Esgrima La Plata, portería que defendió luego desde 1969 a 1974. Un año después fichó para Unión de Santa Fe, donde fue dirigido por el Toto Juan Carlos Lorenzo, quien a su arribó en 1976 a Boca lo pidió como a un refuerzo indispensable.

El 11 de setiembre de 1988 un error ante la Fiera Silvano Maciel determinó una dura derrota xeneise ante el Deportivo Armenio y significó el final de su exitosa carrera profesional. José Omar Pastoriza, director técnico de Boca, le quitó la titularidad y lo reemplazó por una joven promesa colombiana que había llegado de Vélez: Carlos Fernando Navarro Montoya.

Estas líneas desean reconocer la trayectoria de un arquero que siempre fue a buscar, un arquero que miraba al fútbol desde un gorrión, que atajaba el viento, un arquero que inventó “la de Dios”, sabía estrategia para ganar de rodillas y de cara al cielo el mano a mano con los delanteros rivales. El Loco clavaba una rodilla en tierra y los hipnotizaba, los goleadores sucumbían ante su encanto y dejaban mansita la pelota entre sus manos enguantadas. Hugo Gatti, un loco, un feo que hizo más lindo, un puesto muy ingrato.

                                                                                                           Mario Giannotti

Comentarios de los lectores

  1. Eduardo Luenzo dice:

    Buenísimo y como siempre por esto y mucho más el “glorioso “San Lorenzo fue ,es y será parte de la historia,el futbol grande empezó con nosotros!!!!

  2. sergio fraticelli dice:

    inolvidables tardes con de la B …”pareció moverse el estadio” el negro Giacomelli …que era de joven la voz que anunciaba la llegada y la salida de las formaciones del FFCC Roca en la Estacion de MdP

  3. Raul dice:

    Hay personajes como Soriano que tienen el talento de expresar lo que todos pensamos y ponerlo arriba de la mesa para que sea parte de la vida. Es por ello que lo extrañamos tanto, principalmente los futboleros eternos, los que vamos a morir con la redonda siempre cerca. Gracias Mario por traer estas perlas de placer

  4. Carlos Vera dice:

    Con un gracias, admirador de sus prosas y relatos del pasado, presente y futuro del fútbol . Pocos tienen en su pluma el talento de Mario Giannotti!.

  5. GUSTAVO dice:

    Recuerdo este partido, era chico y esperabamos que de 3 jugara el gorrion LOPEZ pero no jugo y no sabiamos quien era el 3 que estaba en la cancha y esa noche pegado al alambrado de la “VARELA” la ROMPIO.. y el resto es historia..

  6. Diego Puma Rodríguez dice:

    Que hermosa historia! Un gran recuerdo de una época romántica y dorada de nuestro futbol. Gracias Mario por revivirlo. Un abrazo.

  7. Juan Manuel Biocca Sanjurjo dice:

    Qué hermosa historia , qué grande mí abuelo . Esa foto con la copa jamás la vi , es increíble , la pasión por el fútbol a lo que puedo llevar . Grande tío !

  8. Mirta Monge dice:

    Marisa, Marcelo ,Juanma, que bello e inolvidable recuerdo, es emocionante! !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *